Cemento pulido: ventajas e inconvenientes de utilizarlo en tu hogar

No hace mucho viste una casa en una revista con un acabado en el suelo que te encantó. O tal vez fue en las redes sociales, ¿o en la casa de un vecino? Bueno, no importa dónde, el caso es que te gustó mucho porque era muy moderna y tenía un aspecto grisáceo que también podría quedar de maravilla en la tuya. No nos extraña, porque el cemento pulido le da un toque a tu hogar que lo convierte en esos apartamentos estilo industrial del Nueva York que tanto admiramos al ver las películas.

Pero antes de seguir leyendo, hay algo que tienes que saber. No todo lo que parece cemento pulido, lo es. Por eso, en este artículo, vamos a explicarte las características, los usos, las ventajas y, también las desventajas, de este material para ayudarte en tu elección. ¡Vamos allá!

Vivienda con suelo cemento pulido

Cemento pulido: ¿de qué se trata?

Este material se trata de una capa de cemento refinado a la que se le añade el colorante deseado y que ha de ser aplicada, pulida, con una máquina especial. Así, en sus 5-10 cm de grosor encontramos una mezcla de áridos, aditivos, agua y pigmentos.

Pensado tanto para exteriores como para interiores, es común encontrarlo en parkings, naves, fábricas, comercios, oficinas y viviendas particulares que necesitan pavimentos de un espesor mayor preparados para resistir al tránsito de personas y vehículos, desde coches hasta camiones.

Cemento pulido: un material exclusivo para suelos

El cemento pulido es un material que cuenta con una gran aceptación por todo tipo de públicos: profesionales de la aplicación, profesionales de la decoración y los usuarios que lo van a disfrutar en los suelos de sus viviendas o sus locales comerciales.

Estamos ante un material que supo enamorar allá donde fue. Primero, su uso se extendió por el ámbito industrial o comercial, para luego ser acogido con los brazos abiertos en el ámbito doméstico.

Por eso, no es de extrañar que estés pensando en darle un aire totalmente nuevo a tu vivienda cambiando tu suelo por uno más gris y más robusto, para crear estancias más modernas con acabados uniformes, que aportan confort y estilo a partes iguales y que, sobre todo, te van a convertir en la envidia de todos los vecinos.

¿Qué ventajas tiene el cemento pulido?

  • Elaborado en obra con cemento, arena y agua, se produce de manera totalmente artesanal.
  • Aplicación manual con llana. Su mezcla se realiza en el lugar de la aplicación. Luego se extiende sobre el mallazo de hormigón forjado.
  • Gran adaptación estética a cualquier tipo de ambiente. Con su base neutra, comparte protagonismo con el estilo decorativo establecido desde un segundo plano muy discreto.
  • Su uniformidad eleva la sensación de amplitud en cualquier espacio.
  • Su grado de impermeabilización es bastante alto.
  • Limpieza y mantenimiento muy sencillos. Con pasar diariamente una aspiradora o, incluso, con una mopa de microfibra atrapa-polvo se mantiene a la perfección. Luego, se puede limpiar con agua y jabón pH neutro y lograr un resultado óptimo.
  • Gran resistencia y dureza, al tratarse de un revestimiento pesado.
  • Durabilidad más que considerable.

El cemento pulido también tiene sus inconvenientes...

  • Puede fisurar. Tampoco con suma facilidad, sobre todo, si se aplica en condiciones ambientales que le favorezcan poco.
  • No tolera productos de limpieza más abrasivos, como disolventes, lejía o amoniaco, en caso de manchas más agresivas.
  • Requiere la aplicación de ceras protectoras cada x tiempo para que pueda soportar las manchas y la humedad con todas las garantías.
  • Su eficiencia como aislante acústico y térmico no es muy elevada.
  • Pérdida de brillo inicial con el paso del tiempo.
Galería de arte con suelo de cemento pulido
Salón con suelo de cemento pulido

¿Dónde se aplica cemento pulido?

Cada vez es más típico encontrar cemento pulido en pavimentos del ámbito doméstico, en tiendas o en oficinas. Pero, ¿es realmente este material? Ten en cuenta que hay otros pavimentos de apariencia parecida que se utilizan en espacios como estos que se alejan de lo industrial. Bien, así, vamos a hacer una lista de estancias del hogar en los que sí que es común ver suelos de este material.

Dormitorio con suelo de cemento pulido
Cocina con suelo de cemento pulido

El cemento pulido es ideal para utilizar en baños, tanto por sus capacidades decorativas como las funcionales. El estilo minimalista es una garantía en este material, de color uniforme pero con contrastes, que mezcla los acabados suaves con el orden y la sutileza.

Si tenías pensado renovar tu baño con este material has de saber que aporta una impermeabilidad más que elevada, que le permite dar muy buenos rendimientos en ambientes húmedos. Ya sea para lavabo, ducha o bañeras, se comportará de maravilla. Eso sí, es necesaria aplicarle capas protectoras para que las superficies sobre las que se extiende no absorban el agua.

Cocinas

Si por el contrario quieres reformar tu cocina, has de saber que los suelos de cemento pulido son pavimentos que combinan con materiales que se suelen utilizar en cocinas como lo son el cristal, el metal o la piedra. Gracias a su acabado brillante se adapta a cualquier color que comparta espacio con él. No tiene porque ser siempre de color gris, ya que se pueden obtener superficies de cemento pulido de colores como el rojo o el negro, si se pretende crear un ambiente en el que se respire más elegancia.

Además, mesas, sillas, muebles auxiliares, electrodomésticos, tazas o platos de cerámica o los propios utensilios de cocina combinan sin problemas con este material para crear cocinas que dejen un gusto realmente bueno a sus visitantes.

Salones

¿Se te había ocurrido alguna vez convertir tu salón en la estancia más luminosa de tu casa? Gracias al cemento pulido lo puedes lograr. Este tiene un acabado brillante que atrae los reflejos de la luz y, por lo tanto, a cualquier inquilino. Esto lo convierte en un material idóneo para utilizar en los suelos de estancias que demandan luminosidad como son los salones..

Además, encaja en cualquier ambiente lo que le ayuda a adaptarse al estilo decorativo que haga falta. Pero no es un solo acompañante, también aporta sus encantos. Al aplicarse en un tono claro, combinará muy bien con el resto de elementos decorativos, o no, que se encuentren en el mismo espacio. Por último, y aunque parezca obvio, pero creemos que es necesario remarcarlo: aunque se muestra neutral ante cualquier estilo, a los que mejor se ajusta son a los modernos o minimalistas.

Parkings, fábrica y naves industriales

Quizá te interese menos, pero el saber sobre los materiales constructivos-decorativos, no ocupa lugar. Así, como hemos visto, el cemento pulido también se adapta al ámbito doméstico, pero claramente viene del ámbito industrial.

Esto se debe a su resistencia al tránsito, al peso y a la compresión que le llevan a convertirse en un aliado de primera para este tipo de espacios que están acostumbrados a ser visitados con frecuencia por personas pero, sobre todo, por coches y furgonetas con pesos muy superiores a la tonelada.

Salón comedor con suelo de cemento pulido

Microcemento listo al uso Smartcret: la alternativa fácil y económica al cemento pulido

Hay un material que se parece mucho (por fuera) al cemento pulido. Pero, que supone una forma muy diferente de hacer reformas. Algo totalmente revolucionario. ¿Has oído hablar del microcemento? Puede que no, pero te sorprenderá descubrir a partir de este momento que muchas personas, no decimos que tú seas una de ellas, no lo distinguen del cemento pulido, cuando, si analizamos a fondo las características de cada uno de los materiales, parece que pertenezcan a dos mundos distintos...

Más que diferencias respecto al cemento pulido, que las hay, queremos centrarnos en los beneficios que te puede aportar este material a tu hogar. Razones de peso que son más que suficientes para que te des cuenta que nuestro microcemento listo para usarse puede aportarte muchos más beneficios que el cemento pulido. No pretendemos convencerte, o tal vez sí. Sea como sea, termina de leer ¡y toma tu decisión!

El microcemento no es un recubrimiento exclusivo para suelos, como sí ocurre con el cemento pulido. Así, demuestra una versatilidad ante cualquier superficie fuera de lo normal. Ya sea vertical u horizontal, interior o exterior, expande sus propiedades sin temor en todas y cada una de ellas. Y, un secreto: esto abarata costes porque permite revestir multitud de áreas con el mismo material.

Oficina con suelo de microcemento

Es más fácil y más rápido de aplicar

Al poder aplicarse sobre cualquier tipo de material ya existente (azulejos, cerámica, baldosas, cemento, yeso o pladur) sin necesidad de retirar los anteriores, permite que la reforma se ejecute de una manera mucho más sencilla y, sobre todo, mucho más rápida al no haber obras de por medio. Esto hace que puedas volver a tu vida normal en el menor tiempo posible, lo que es de agradecer. Al finalizar, la relación calidad/tiempo que ofrece nos deja una sensación inmejorable.

Por el contrario, el cemento pulido requiere de una manipulación más aparatosa. Lo mismo ocurre con su trabajabilidad. De hecho, sus obras exigen la contratación de mano de obra externa y el uso de maquinaria específica.

Un acabado mucho más fino que respeta la estructura original

Estamos ante un revestimiento de máximo 3 mm de grosor. Esto hace que, además de adaptarse a cualquier superficie, su presencia no afecte a las cargas estructurales de las construcciones, ya que pesa muy poco. En cambio, el cemento pulido cuenta con un grosor de 5 a 10 cm y por tanto el acabado es mucho más tosco.

No fisura ni pierde brillo con la facilidad del cemento pulido

Ante cualquier amenaza del día a día como el desgaste, el tránsito, las rayaduras o los productos químicos, el microcemento demuestra de qué está hecho. Nos encantaría decir "de la misma manera..." pero no podemos decirlo ya que el cemento pulido solo muestra una gran resistencia al tránsito, mostrándose más vulnerable al resto de "ataques".

No necesita obras

Es una de sus grandes ventajas ya que para su aplicación no hacen falta ni profesionales externos ni maquinaria pesada ¡en ninguna parte de su proceso de aplicación! Y, por supuesto, al no necesitar obras, no genera ningún tipo de escombro que supondría una reforma más tediosa a todos los niveles.

Sin embargo, un suelo de cemento pulido no se concibe sin tener que levantar el pavimento anterior, simplemente. Cualquier obra con este material tendría un coste mucho más elevado si contamos con el transporte de todas las máquinas, los trabajadores empleados en la labor de desescombro y demás.

Reformas tú mismo

En Smartcret ofrecemos un microcemento listo para usarse. ¿Listo para qué? Muy sencillo. Tú te lo guisas, tú te lo comes. O lo que es lo mismo, que te permite reformar el espacio que desees en 5 cómodos pasos y con tus propias manos.

Basta de tener la casa llena de extraños durante unos días. Esto hace que puedas obtener unos resultados totalmente personalizados ya que tú dominas el proceso desde el inicio hasta el final.

Ahora que ya has conocido todas las ventajas de nuestro microcemento frente al cemento pulido, verás que no tienen ni punto de comparación aunque los dos tengan una textura similar.

Así que, ya sabes. Si quieres tener una reforma en paz, más limpia, más rápida y que la puedes hacer tú mismo con tus propias manos, con el ahorro para el bolsillo que supone, te invitamos a que te pases por nuestra tienda de microcemento

Salón minimalista en el que se ha revestido el suelo

Si necesitas más información sobre esta manera de reformar sin obras que ha revolucionado el mundo de la construcción, estaremos encantados de ayudarte. Porque con Smartcret ¡tu casa, tus normas!